Saturday, August 26, 2006

Reseña del cine peruano

Aunque este no es un trabajo exhaustivo, si pienso que es un acercamiento más profundo a un tema que he visto un tanto incompleto en otras reseñas sobre cine peruano. Esta nueva reseña me parece que provocará satisfacción entre los cinéfilos que la lean. Comprende dos partes, la primera abarca desde los inicios hasta 1989, y la segunda se irá incorporando con los datos que desde 1990 hasta la fecha he ido obteniendo.

RESEÑA HISTORICA DE CINE PERUANO.

INICIOS:

La primera exhibición cinematográfica se dio en el jardín Estrasburgo de la Plaza de Armas de Lima, el 2 de enero de 1897,donde asistió el Presidente Nicolás de Pièrola. El historiador Jorge Basadre, narra los siguientes sobre el espectáculo. “La velada se abrió con unos trozos de ópera ofrecidos por un fonógrafo de Edison con cilindros de cera. El auditorio, dice una relación de la época, escuchó a competente distancia, sin necesidad de aplicar el fono a los oídos. Este tipo de auricular fue exhibido ya, según se ha dicho, el 10 de marzo de 1896.

Causó asombro poder escuchar la voz de un tenor que en esos momentos hallabase en Europa ò en los EE.UU. . Luego empezó la sesión cinematográfica por medio del sistema del vitascope. Se apagó la luz eléctrica del salón y en el lienzo surgieron las figuras, vacilantes sombras proyectadas desde atrás. Fueron 2 bailarinas en animada danza, viòse después una escena de pugilato, rodando al suelo uno de los combatientes que se levantó enseguida y, dándole las espaldas al publico continuo en la lucha.

Enseguida apareció un paciente asustado que concurría al gabinete de un dentista a extraerse una muela. Viòse a continuación una escena en una carrocería en donde un cómico quería colocar sus arreos a un caballo para que arrastrara la carreta y terminaba por poner todo al guardián. La exhibición finalizo con el baile de la serpentina, un jocoso tango, dos individuos que se escondían y las travesuras de dos locos. El pùblico aplaudiò entusiasta y felicitò a C.F.Vifquian y W.H.Alexander, ,propietarios de las películas y el proyector. “

En 1900 llegò a Lima el Cinematógrafo ,siendo el 27 de enero el dìa en que se realizò la primera exhibición de un filme extranjero: “La Pasiòn y muerte de nuestro señor Jesucristo”, en el teatro Principal. Ese mismo año el español Manuel Abadìa realizò otras funciones en el teatro Olimpo. Los primeros cines eran (como en otras partes ) carpas rudimentarias con una pantalla y butacas primitivas y se ubicaban en lo que es hoy en dìa la Plaza San martín . Las primeras películas de calidad artìstica que se exhibieron en nuestra capital fueron las comedias de Max Linder y de Charles Chaplin, y los dramas de Asta Nielsen, y el filme “Quo Vadis”, etc.

En 19ll se filmò la primera cinta peruana “Los centauros peruanos” ,documental en base a ejercicios de caballos. En 19l3 Federico Blume realizò la comedia “Negocio al Agua”, filmada en barranco. De ese mismo año es tambièn “Del matrimonio al manicomio” argumento de la escritora Marìa Isabel Sanchez Concha. Años después se filman ceremonias polìticas y sociales a manera de notas informativas. Alrededor de 1920 sobresalen los fotògrafos de apellido Avilès y Calvo.

En 1926 apareciò la cinta “Pàginas Heroìcas” ,basada en la guerra con Chile. En 1927 Enrique Cornejo Villanueva filmò “Luis Pardo”, primer largometraje peruano del cual es director, protagonista y guionista, la trama es sobre la vida de un famoso bandolero de la primera ètapa de la època republicana . En 1928 Guillermo Garland y Luis Scaglioni escribiò y dirigiò “La Perricholi”, basada en la vida de la amante del virrey Amat. En 1929 Pedro Zambarino ,fotogràfo de “Luis Pardo” realizò “El carnaval del amor”, sobre motivos de la vida local.

En 1930 el chileno Alberto Santana escribiò y dirigiò la comedia “Como Chaplin” de la cìa Patrìa Films. Ese mismo año se rueda “La ùltima lagrima”. En 1931 Alberto Santana dirige y escribe “Las chicas del jr. de la Unión”. En 1932 se filmò un largometraje sobre la profilaxìa social que se exhibe un dìa para hombres y otro para mujeres en el teatro Segura. ,se llamò “Como seràn vuestros hijos”. El mismo año se filmò un largo sobre la vida de las aves guaneras en las islas del litoral peruano . En estas dos cintas Manuel Trullèn fue el encargado de la fotografìa.

En 1934 se realizò la ùltima película muda “Yo perdì mi corazòn en Lima” de la productora Patria Films y escrita y dirigida por Alberto Santana. Por estos años existìa el noticiero Heraldo,dirigido por Sigifredo Salas y Manuel Trullèn en la càmara. Este noticiero era mudo, luego pasò a ser sonoro.

CINE SONORO:

La primera cinta sonora sincronizada con orquesta fue “Creo en Dios” que se estrenò el 29 de octubre de 1929 en el teatro colòn. En 1934 se filma “Resaca” primera cinta parlante, escrita y dirigida por Alberto Santana y fotografiada por Trullèn. Hubo problemas tècnicos con el sonido ,que en ese entonces estaba separado de la película. Aùn no se utilizaba el sonido òptico (es decir, grabado en el mismo celuloide), por falta de especialistas y medios Francisco Diumenjo ,tècnico en radio llego a subsanar el problema en parte ,y gracias a èl, se filmo “Buscando Olvido” en 1935 , primera cinta con sonido òptico dirigida por Sigifredo Salas y fotografiada por Manuel Trullèn quien ese año realizò el documental “Primer congreso Eucarìstico” en el Perù.

En los balbuceos del nuevos sistema Federico Tong, realizò con enormes dificultades tècnicas “Cosas de la vida” . En 1936 Cinematografìa Heraldo produce “El ùltimo Adios”, tambie`n de Sigifredo Salas y Manuel Trullèn,respectivamente. En 1937 Felipe Varela La Rosa, Ricardo Villaràn y Manuel Trullèn fundan la empresa Amauta Films, con implementos de Cinematografìa Heraldo. Realizan su primera producción llamada “La bailarina loca”, cinta que inicia una època de auge tanto en producción como en aceptación de pùblico. De 1937 a 1940 Amauta Films se convierte en la productora màs importante, en estos años aparecen otras compañias que producen varios films, Amauta Films realizò:

1937: La bailaron Loca. , de Ricardo Villaràn.
Sangre de selva, de R.Villaràn.
De doble filo, de R.Villaràn.

1938: La falsa huella, de R.Villaràn.
De carne somos, de Sigifredo Salas.
El miedo a la vida, de R.Villaràn.
Gallo de mi galpòn, de S.Salas.
El guapo de mi pueblo, de S.Salas.
Barco sin rumbo, de S.Salas.

1939: Palomillas del Rìmac, de S.Salas.
Esa noche tuvo la culpa, de R.Villaràn.
Almas en derrota, de S.Salas.

1940: Tierra linda, de S.Salas.
Los conflictos de cordero, de S.Salas.

En esa epoca , Propesa Films rodò “Corazòn de criollo” y “Padre a la fuerza”, la Ollanta produjo “El vèrtigo de los condores”,de Saa Silva. La Colonial Films “El niño de la puna” de Carlos Rebolledo, Pachacamac Films “Santa Rosa de Lima”, Nacional Films “Hambre y Satanàs”, y “Como atropellas Cachafaz”, de Cèsar Mirò. “La lunareja”de Bernardo Roca Rey, la que fue producida por la Asociación de Artistas Aficionados(A.A.A). En 1941 K.Herman filmò los documentales “Alerta en la frontera” y “La vida del cadete peruano”.

Esta lista revela por si misma una producción relativamente considerable. Se dice que en 1938 el Perù ocupaba el tercer lugar en producción en Amèrica Latina, después de Argentina y Mèxico. Las producciones de 1936 a 1940 fluctuaban entre 30 mil y 50 mil soles. La elaboración de cada film duraba aproximadamente 3 meses y la producción hasta donde se sabe corrìa a cuenta de capitalistas peruanos. Algunas de estgas producciones se realizaban a menos de 30 mil soles.

Al estallar la segunda guerra mundial , se suspendiò el enviò de película virgen que procedìa de EE.UU ,iniciàndose el largo perìodo de inactividad en nuestro paìs. En 1943 la Cìa Huascaran formada por personal de Amauta Films intentò hacer resurgir la producción ,pero fracasò. Por esa època se filman “Penas de amor” (1942) de Ricardo Villlaràn y “A rio revuelto” (1943)del chileno Luis Morales. La producción se concentrò en Lima desconocièndose sobre filmaciones en provincias a excepción de “Bajo el sol de Loreto” rodada en el Oriente Peruano en la dècada del 40 y que nunca se exhibiò en Lima. De igual forma se hicieron noticieros y otro largometraje “Sangre de selva” filmada en el Perennè.

En general las películas de este perìodo se hicieron de acuerdo patrones tècnicos y modelos argumentales del cine argentino y mexicanos de la època. Se quiso hacer un cine popular destinado al consumo masivo, usàndose los gèneros màs asequibles , a menudo combinados: la comedia de intriga, el melodrama, el policial, la película de canciones. Hubo pretensiones de hacer un cine criollo costumbrista como en “El guapo del barrio”, y “Palomillas del Rìmac”, pero no se superò el nivel de la comedieta populachera. En este nivel sin excepciones se sitùa el cine peruano de la època de los 30.

Sin embargo ,dentro de la banalidad de unos argumentos y la rutina y convencionalismo de unos medios expresivos se afianzò una producción que para las exigencias del gran pùblico tuvo un tono medio de aceptabilidad. Pero hablar o calificar a este perìodo como la “Epoca de Oro” del cine peruano, resulta excesivo de lo que se trata es que este capìtulo de nuestra cinematografìa ,fue cuantitativamente el màs importante de nuestra magra historia filmica.


UN LARGO PERIODO DE INACTIVIDAD:

De 1943 a 1956 fuera de la labor de algunos noticierons y eventuales producciones foraneas no se hace nada en el Perù. Luego de los noticieros Amauta y Huascaran que aparecieron durante el tiempo de existencia de las empresas que llevan sus nombres aparece el noticieron “Sucesos peruanos” y otros màs, casi todos ellos verdaderos ensamblados de cuñas publicitarias y al servicio de los gobiernos de turno. En 1956 los italianos Enrico Gras y Mario Craveri realizan un documental llamado “El imperio del sol” que se convierte en la película (filmada aquì) mas vista en el extranjero. En el equipo tècnico laboraron algunos de los que màs tarde realizarian los documentales del cine club Cuzco.

El cineclubismo llega a Lima en 1951 por iniciativa de Andrès Ruszkowski(polacò) que era un alto dirigente de la OCIC(Oficina Catòlica Internacional de Cine) y funda el Cine Club de Lima que llega a vivir hasta 1955 realizando difusión de las obras clàsicas del cine mundial.

LA ESCUELA DEL CUZCO:

El 27 de diciembre de 1955 , Manuel Chambi, cuzqueño y de profesiòn arquitecto , funda el Cine Club del Cuzco, promoviendo una labor cultural de difusión cinematogràfica y de realización. Aquì esta el origen de lo que el historiado francès George Sadoul denominarà “La escuela del Cuzco” en lettres franciases. Sin embargo fue màs una promesa y una esperanza que el desarrollo orgànico de una obra cinematogràfica de amplia significación. George Sadoul califico de Escuela del Cuzco a este grupo de jóvenes cinèfilos ,no por haber creado una institución educativa, o academica sino por el trabajo organizado , didàctico ,educativo de los trabajos hechos por ellos.

A partir de 1956 hasta 1959 los integrantes del cine club Cuzco realizan diversos documentales que fueron destacados y algunos de ellos premiados tanto en el Perù como en el extranjero . En octubre de 1960 Luis Figueroa, Eulogio Nishiyama y Cèsar Villanueva realizan el primer largometraje peruano en quechua llamado “Kukuli” , basado en una leyenda indígena, fue un acontecimiento periodìstico ,,pues se convirtió en el inicio de un cine de indagación indigenista.

Manuel Chambi, prosiguió realizando documentales y en 1964 diversas películas del cine club son adquiridas por la televisión europea. Por estos tiempos el cine club atraviesa una serie de diversos problemas que se agudizaron con su segundo largometraje : “Jarawi” basado en un relato del escritor peruano Jose Maria Arguedas , fue tambièn realizado en quechua por los 3 directores nombrados y fue un tremendo fracaso de pùblico y crìtica . Los representantes de La escuela del Cuzco, Manuel Chamba y Luis Figueroa, cesaron su obra, pero realizaban en forma independiente.

A pesar que estas producciones no se liberaron de un marcado folklorismo , de un involuntario exceso en lo exòtico y de una fuerza investigadora de la realidad observada se transmite , sobre todo en la obra de Manuel Chambi, la voluntad de recoger un mundo inèdito hacièndolo con sencillez, honradez, sin demagogia, ni exhibicionismo, lejos de cualquier toque paternal y de toda intenciòn deformadora. El esfuerzo de hacer un cine quechua de momento no tuvo continuación,las dificultades econòmicas y tècnicas cesaron el empuje de los realizadores cusqueños cuya obra como intento de conjunto aparece hasta ahora como el impulso màs serio hecho en el Perù por explorar una dimensiòn netamente nacional.

LA DECADA DE LOS AÑOS 60:

Cuantitativamente la actividad de realización de los años 60 se mostrò superior a la de las dècadas anteriores pero esta producción no representò los inicios de la formación de una industria nacional. El auge de la televisión limitò las tentativas a favor del cine peruano. Hay que contar que la co-producciòn sobretodo con Mexico y Argentina ayudo en nada o muy poco a la busqueda de una realización siquiera decorosa. Mexico valiendose de empresas fantasma peruanas aprovecho el beneficio de exoneración de impuestos para los films peruanos promovidos por el decreto ley 13936. Argentina realizò intentos fallidos de adaptación de novelas tanto peruanos como extranjeras.

En lugar aparte se ubica la producción japonesa “Amor en los Andes” de Susumi Hani, que describe el proceso de adaptación de una japonesa en una comunidad de la sierra. Es un film de observaciones sugestivas en torno al enfrentamiento de personas de culturas distintas y constituye un testimonio interesante de un artista extranjero frente a un aspecto de la realidad nacional. En cuanto al cortometraje casi todo es en el rubro de las obras de encargo. Señalaremos que se realizò una serie financiada por la I.P.C(Internacional Petroleum Company) considerada como una visiòn superficial de turista pero que alcanzò gran difusión. Entre los cortos realizados muy pocos demostraron solvencia y creatividad, tal es el caso de “Ukuku” de Manuel Chambi, “Semilla” de Pablo Guevara, y “Realidad I” de un grupo de alumnos de la Universidad de Lima.

Armando Robles Godoy, cineasta de preparación autodidacta, hasta 1969 habia realizado 3 films: “Ganaràs el Pan” de 1965, “En la selva no hay estrellas” de 1966, y “La muralla verde” de 1969. El segundo de ellos obtiene premios en el festival de cine de Moscù y en la semana de color en Barcelona. Con pretensiones de autor, Robles logrò destacar dentro del empobrecido panorama cinematogràfico peruano. Todo hacia presumir que en su tenaz labor por realizar una obra personal continuarà en la direcciòn que se trazò.

En esta època se dan pocas perspectivas para un desarrollo del cine peruano. El control ejercido por las grandes distribuidoras de USA, la falta de laboratorios adecuados, la ausencia de una uniòn sòlida entre productores peruanos y de una legislación cinematogràfica (a la que se abocò la Sociedad Peruana de Cinematogràfia, fundada en 1967 siendo Robles Godoy su primer presidente) limitan esta posibilidad . Tambièn hay que destacar la inestabilidad econòmica de la època y la inoperancia de los gobiernos de turno.

En lineas generales, la difusión de la cultura cinematogràfica de la dècada de los 60 en la que como primer punto se incluyen los cine clubs resulto estèril, a tal punto que la mayor parte de estos locales con el paso del tiempo se convirtieron en sustitutos de las salas comerciales. Algunos sobresalieron como el cine club de la Escuela de Bellas Artes, dirigido por Eduardo Gutierrez, los ciclos de cine a cargo de Augusto Geu Rivera, auspiciado por el Ministerio de Educación, el del Museo de Arte y el Lumiere, el cine club de la Universidad San Marcos, que fue fundado en 1966 y dirigido por Atilio Bonilla, siendo el mejor organizado.

En cuanto a los cursos promovidos por personas e instituciones las cosas por lo general no cambiaron en su ineficacia. Salvo algunas tentativas como la academia a cargo de Augusto Geu Rivera y A.Robles Godoy que durò 2 años. Y un instituto en la universidad de Lima dirigido por Enrique Pinilla. En la critica de cine sobresalieron Robles Godoy y Alfonso Latorre que realizaron un trabajo minimamente serio. La revista “Hablemos de cine” (creada en 1965), fue la ùnica revista especializada pero que hasta ese momento no tuvo una mayor eficacia en un medio donde la aficiòn era escaza. La cinemateca universitaria dirigida por Miguel Reynel, tuvo pocas programaciones , se realizò un Festival de Cine Peruano, organizado por Enrique Pinilla que demostrò algunas ineficiencias. La ùnica intervención del estado en asuntos de cine fue a travès de la Junta Nacional de Supervigilancia de Películas, que realizò una labor discriminada de mutilación y prohibición de films. Todo lo dicho en este acápite a excepción del papel de la censura a nivel nacional ,vale exclusivamente para Lima. En el resto del paìs, salvo el perìodo del cine club Cuzco y un intento de cine club que se hizo en Arequipa, no se hizo prácticamente nada en beneficio de la cultura cinematogràfica.

En este panorama , la cual habrìa que sumar las irregularidades y anomalías de la distribución comercial y sus consecuencias, es, en todo sentido, sintomàtico del agudo subdesarrollo cultural en que estamos inmersos. El cine peruano, estaba pues por hacerse y su construcciòn demandarà muchos esfuerzos y años de trabajo.